¡Hola Patagonia!

Patagonia, Argentina.

Te invitamos a disfrutar de un recorrido turístico y gastronómico por tres lugares espectaculares de la Patagonia Argentina: San Carlos de Bariloche, Villa La Angostura y Colonia Suiza.

San Carlos de Bariloche es el portal de ingreso a la Patagonia. Una ciudad que debe su nombre a los mapuches, los antiguos pobladores de la región, que la conocían como Vuriloche, que significa «gente del otro lado de la montaña».
Combina  paisajes naturales extraordinarios con la mejor oferta gastronómica y hotelera y que no sólo se disfruta con nieve. Sus calles se extienden desde el lago Nahuel Huapi y ofrecen una experiencia inolvidable, como las tradicionales chocolaterías en la Avenida Mitre, las vistas del Centro Cívico o las excursiones a los cerros Catedral, Campanario y Otto.
En el invierno, los centros de esquí son los grandes protagonistas, mientras que en los meses más cálidos, sus lagos y senderos de montaña invitan al trekking.
Bariloche no sólo es el destino predilecto de los egresados argentinos, sino también una ciudad ideal para parejas y familias.
El trazado de la ciudad permite orientarse con facilidad, las calles principales son Mitre (nace en el Centro Cívico), Onelli, Pioneros,  Moreno y la Avenida 12 de Octubre que bordea el lago, llega hasta la terminal y se convierte luego en la Avenida Bustillo.
Durante el día, sirve de punto de partida para excursiones como el Circuito Chico (que recorre el mítico Hotel Llao-Llao, la laguna El Trébol, el lago Perito Moreno, Puerto López y Lago Escondido), el Circuito Grande o las imperdibles visitas a Puerto Blest y Cascada de los Cántaros, el Parque Nacional Nahuel Huapi o el Bosque de Arrayanes, las cuales pueden contratarse en algunas de las múltiples agencias de turismo del centro.
Es fácil tentarse con una clase de esquí o snowboard en algunas de las pistas del Cerro Catedral, para completarlo con una merienda repleta de exquisiteces.
Quizás algún almuerzo antes de caminar la Playa Centro y recorrer el muelle, donde se imponen la emblemática pizzería El Mundo –frecuentada por los famosos que visitan la ciudad-, El Boliche de Alberto y sus parrilladas, o en  la trattoría L´Italiano, con su carta de pastas caseras.
Tras un paseo por las galerías comerciales del centro, el Shopping Patagonia o los museos de la ciudad como el Museo de la Patagonia en el Centro Cívico, el Museo del Chocolate (sobre la Avenida Bustillo 1158) o el Museo Paleontológico (en 12 de octubre y Sarmiento), siempre es recomendable visitar Mamuschka  con su pastelería para chuparse los dedos, Del Turista que cuenta con un supermercado de chocolates y Rapa Nui, que ofrece la posibilidad de degustar un chocolate caliente, crepes y helados artesanales en un espacio que vuelve locos a los instagramers y cuenta además con una pista de patinaje sobre hielo.
De noche, los boliches como Grisú, Cerebro, ByPass o Genux se preparan para recibir a cientos de jóvenes mientras que también se encienden los pubs como el célebre Manush (parada obligada para disfrutar de una buena picada y algún trago), Dowtown Pub Wesley que parece haber sido trasladado desde algún pueblo de Irlanda, la Cervecería Bachmann, Stradibar o Antares. A la hora de cenar, Alto el Fuego ofrece una variedad de delicias asadas que incluyen carnes de vaca, cerdo y cordero patagónico. Además alberga una cava con vinos nacionales e importados.
También resulta muy interesante la propuesta de Huacho, Berlina Pueblo o el curioso Chimi, cuya especialidad son los choripanes gourmet.

previous arrow
next arrow
Slider

¿Cómo llegar?

-En auto o moto: Para llegar a Bariloche (Provincia de Río Negro), debemos recorrer la Ruta 40 que se extiende desde La Quiaca hasta Ushuaia. También es posible arribar transitando por la ruta 237.  
-En micro: Son numerosas las líneas de buses que conectan a Bariloche con las distintas ciudades del país, incluso también desde países vecinos como Chile. La Terminal de Ómnibus está ubicada en la Avenida 12 de Octubre al 2400 y cuenta con una oficina de informes turísticos, servicio de encomiendas, parada de taxis y transporte urbano, sanitarios y una pequeña cafetería.
-En tren: El tren patagónico conecta la ciudad de Viedma con Bariloche y es muy utilizado durante los meses de invierno y verano. Se recomienda comprar los pasajes con antelación por la gran demanda que tiene de turismo nacional y extranjero.
-En avión: A escasos kilómetros de la ciudad, se encuentra el aeropuerto Teniente  Luis Candelaria que cuenta con salidas diarias de importantes compañías aéreas y líneas de low-cost a las principales ciudades de la Argentina.

Colonia Suiza, un paraíso «europeo» donde cocinan como los araucanos

A escasos kilómetros de la ciudad de Bariloche, se encuentra el primer asentamiento europeo en la Patagonia. Se llama Colonia Suiza es un aldea turística muy pintoresca que ofrece al visitante la idea de haberse trasladado en un viaje imaginario hacia los Alpes.
Colonia Suiza cuenta con complejos de cabañas, hosterías, restaurantes y cases de té con tortas y postres exquisitos y una feria artesanal con patio de comidas y espectáculos donde pueden degustarse algunas de los platos tradicionales de la región.
Todos los días miércoles y domingo, es posible presenciar una de las tradiciones mejor guardadas de la región: cómo se hace el «Curanto». Se trata de una técnica de cocina heredada de los araucanos que llegó desde Chile en 1900 de la mano de la familia Goye, inmigrantes suizos que fundaron la colonia fascinados con el parecido con su tierra natal: Cantón del Valais.
Los Curantos de Víctor Goye abre sus puertas para mostrar a turistas argentinos y extranjeros su preparación y cómo puede saboreárselo. El curanto es una singular forma de cocinar alimentos con registros milenarios en el archipiélago de Chiloé, donde la carne o verduras se cocinan mediante el uso de piedras calentadas con leños que son introducidas en un hoyo en la tierra.
Después se colocan hojas de maqui o nalca (arbustos del lugar), encima van todas las verduras y carnes que con cubiertas con las mismas hojas y lienzos húmedos. Se tapa el pozo con la tierra y se deja por algunas horas, lo que termina por darle un sabor ligeramente ahumado a la preparación.
Es curioso que en medio de una aldea de familias suizas donde prevalece  su arquitectura y tradiciones culinarias, podamos encontrarnos con que una de sus especialidades es una comida de los pueblos originarios. Esto habla de la mixtura que hubo entre los antiguos pobladores y quienes llegaban desde otras latitudes y convirtieron ese rincón patagónico en su hogar.
Para llegar a Colonia Suiza, se debe recorrer el Circuito Chico (preferentemente en auto o bus de línea) aunque hay quienes se animan a la aventura de conectar la zona de Villa Campanario en Bariloche con el paraje a pie. Dos imperdibles son visitar la fábrica de cervezas artesanales Berlina, que se encuentra en el lugar, y el local gastronómico de la cervecería Patagonia al regreso.

previous arrow
next arrow
Slider

El encanto de Villa La Angostura

Villa La Angostura es sinónimo de belleza, tranquilidad y confort. Una ciudad que está a sólo una hora y cuarto en autobús de Bariloche y a cuarenta minutos en auto, que supo posicionarse como un destino predilecto a la hora de descubrir las bondades patagónicas.
El centro de la ciudad está adornado con sus locales de madera donde predominan los restaurantes, las heladerías, los bares y las casas de turismo, la belleza del puerto en la península de Quetrihué con el ingreso al Parque Nacional Los Arrayanes y las bahías Mansa y Brava.
Desde las tradicionales fotos en el muelle que se extiende sobre el Nahuel Huapi hasta un paseo en bicicleta, son algunas de las actividades que podemos realizar durante nuestra estadía, al tiempo que también cuenta con una pista de esquí en el Cerro Bayo y una excelente gastronomía con delicias como truchas, ciervos y jabalíes ahumados.
La Fiesta de los Jardines, que se lleva a cabo en el mes de febrero, es una marca registrada de esta ciudad neuquina, que permite una gran variedad de actividades y deportes tanto durante invierno como verano. Esquí, snowboard, andinismo, natación, pesca, mountain bike, caminatas y cabalgatas son algunas de las opciones que tenemos para complementar con días de relax y descanso en un enclave característico por su belleza.
Para llegar, es necesario recorrer el Camino de los Siete Lagos desde San Martín de los Andes, el lago Villarino y el acceso a Villa Traful.

previous arrow
next arrow
Slider
1 comentario
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tal vez también te guste