Quinta da Regaleira o cómo leer entre las aristas de la piedra

Hay un lugar en Sintra, a escasos 25 kilómetros de Lisboa, que semeja un libro de piedra que conglomerara saberes de tiempos futuros y pretéritos. Hasta no hace mucho fue residencia privada, pero en 1997 fue adquirida por el Ayuntamiento de Sintra y hoy día puede visitarse en todo su esplendor. Lugar de peregrinación para turistas románticos que tratan de escudriñar en su propia hermosura, pero también para aquellos que saben leer en las esquinas de las piedras y hallar, tal vez, la fuerza del espíritu y de la naturaleza y la fragilidad del ser humano. Compite en belleza con el Palacio da Pena o la Torre de Belém, cuyo conjunto constituye tres de los monumentos más emblemáticos, apasionantes y de obligada visita de Portugal.

El conjunto de la Regaleira lo conforman un palacio de claro estilo manuelino, un lago, invernadero, varios torreones y un pozo de iniciación o torre invertida, en cuyo fondo hay embutida en mármol, una rosa de los vientos sobre una cruz templaria. La escalera tiene nueve descansillos; estructura inspirada en los nueve niveles del infierno de Dante y que fue usado por masones y rosacruces para ritos iniciáticos. A una de estas órdenes pertenecía Antonio Augusto de Carvalho Monteiro, “Monteiro dos milhões” quien mandó construir al arquitecto y pintor italiano Luigi Manini el enigmático conjunto a principios del siglo XX. Es, sin lugar a dudas, una de las construcciones más esotéricas que se puede encontrar en Europa con innegables referencias a las ciencias ocultas y al saber. Un
verdadero manual para iniciados o expertos en alquimia, masonería,
rosacruces o templarios. Y todo ello mezclado con estilos tan diversos como el románico, el neo-manuelismo portugués o el gótico.

Un lugar telúrico desde tiempos remotísimos donde el hombre rendía
culto a la luna; de ahí que el monte que se alza sobre nosotros, los celtas lo denominasen monte de la luna. No es difícil imaginar en este lugar mezcla de realidad y de mensajes crípticos un micro universo donde todo parece encaminado a mostrar la vida más allá de la vida y el fin de la humanidad.

previous arrow
next arrow
Slider

En el jardín, Hermes, el inventor del hermetismo, señalaba los principios de la alquimia, la cual no trataba de convertir el plomo en oro, sino el plomo de la ignorancia en el oro del saber. Varios dioses lo acompañan, semejan un Olimpo de piedra que nos conduce al pozo de la verdad donde ascenderemos o descenderemos hacia nosotros mismos, hacia el conocimiento definitivo.
Fueron muchos los artistas que pasaron por este bello rincón en busca de la necesaria inspiración: Richard Strauss, Camoens, Hans Christian Andersen, Lord Byron, llegando incluso algunos de ellos a participar en rituales masónicos de la Quinta.

Los edificios de Sintra parecen sacados de un cuento de leyendas, o acaso como el viajero, lo sean. La cuestión es saber si cuando uno se va de aquel lugar, sigue siendo el mismo, o el camino sembró su huella en la piel del visitante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tal vez también te guste